martes, enero 08, 2008

La Mansión de las Rosas

Hoy quisiera hablaros del libro que me estoy acabando ya de leer. Se trata de "La Mansión de las Rosas", de Thomas Burnett Swann. La/El que sea algo asiduo a esta suerte de blog, recordará haberlo visto en la columna de la derecha, donde de vez en cuando voy consignando lo que me leo y lo que escucho.

Tardé en empezar este libro; lo encontré en la Biblioteca Pública de cierta ciudad. Albergan estas Bibliotecas, bien lo sabéis, mil y un tesoros. Pero prosigo: quería decir que no fue por pereza que se me caducase el plazo de préstamo. Más bien por esa estúpida resistencia que tengo a leer un libro que se me antoja obra maestra, pues una vez leído ya no podré volver a disfrutar nunca más de esa primera lectura. Es una vana obsesión que ya he vencido convenciéndome de que el número de libros que merece la pena ser leído (a pesar de los esfuerzos de tanto titiritero metido a escritor) es infinito, y de que aún no se sabe si tras la muerte se podrá leer. Sabía, de todos modos, que era un libro que me cautivaría, y una vez empezado no podría dejarlo. Así ha sido.

Lo encontré, como digo, en la Biblioteca Pública. No fue del todo producto del azar. Metí en el Unicorn (premonitorio nombre) "ciencia ficción" o puede que más bien "fantasía", a ver con qué salía el catálogo. No me dio mucho tiempo a relamerme, porque lamentablemente el listado no era tan largo como habría querido. Allí estaba Swann. No le conocía. El nombre del libro no me pareció sugerente. Pero precisamente por esa aparente anodinia me decidí a buscarlo.

El libro en sí está editado por Bruguera, en su colección Libro Amigo. Me da a mi, que no entiendo mucho de estas cosas, que esa es una colección que ya no se edita. Al menos, he buscado, y no veo que uno pueda comprar ya este libro en las tiendas. La edición es de Marzo de 1981, tiempos de mi infancia y de estos libros de papel grueso en cuartilla, papel ahora amarillo pero que sigue conservando un tacto especial, hasta cierta fragancia de madera y tintas bien marcadas. La portada es una ilustración de un tal Mario Eskenazi, que no hace justicia al libro, aunque es mejor así. No distrae y me parece más honesta que las vergonzosas revelaciones de argumentos, los aún más vergonzosos reclamos o las simplezas que se ven en algunas portadas de novelas contemporáneas.

El texto de la contraportada me hizo saber que me iba a gustar el libro. Como es lo que me decidió, lo copio aquí: "Como ha dicho Theodore Sturgeon, Thomas Burnett Swann -viajero, investigador y escritor británico- posee una prosa "llena de magia y belleza, al margen de modas y tendencias", con las que, en la línea de Tolkien, narra sus "cuentos de hadas" a un auditorio contemporáneo. Unos cuentos de hadas que no se limitan a reproducir viejos esquemas, sino que suponen una aproximación lúcida a ciertos mitos y planteamientos que el hombre actual cree, un tanto fatuamente, haber dejado atrás".

El texto es deliciosamente sencillo y cuidado a la vez. La ambientación se basa en una documentación exquisita (el autor agradece vehementemente en un breve prólogo la ayuda que le han prestado A History of Everyday in England: 1066-1499 de Marjorie y C.H.B. Quennell, y The Crusades, de Henry Treece) mezclada con una presencia de magia sutil pero muy real. La prosa, que a veces se torna poesía, transmite el sentimiento de una obra creada con mimo y con buena mano, escrita con corazón y modelada cuidadosamente. Una gloriosa inocencia se eleva desde cada página. Si se me perdona la torpe paradoja, diría que hay más de lo que parece a simple vista, quizá porque se ha escrito sin pretender que haya más de lo que parece a simple vista.

Publicado en 1976, se llama en inglés "The Tournament of Thorns". Creo que es el primer libro que recomiendo (y recomiendo pocos) antes de haberlo terminado. Debe de ser porque me demuestra que en la vida puede hacerse un paréntesis y crear algo bello que llega a los demás.

3 comentarios:

Goldman (bad to the bone) dijo...

Buenas bro!

Ahhhhhh, biblioteca, Unicorn... ¡qué recuerdos me traen esos dos términos juntos!

Me sorprende sobremanera el impacto que te ha creado esta novela, precisamente porque se que aunque lees muchísimo, casi nunca recomiendas los libros que lees (no será que no te los lees y sólo te quieres marcar el pisto!); es decir, siempre que hablamos de tal o cual libro me acabas diciendo que me lo tengo que leer y tal, pero eso es una recomendación salida de una conversación, no es una recomendación espontánea como en este caso. Así que de veras que depsierta verdadero interés. Es una lástima que como siempre tengo un auténtico atasco en mis baldas, sobre todo pq estoy deseando estar bien para acometer el Día de Cólera de Pérez-Reverte.

La portada, como dices, es francamente horrible, pero mola lo que dices del papel de antes; es cierto que ahora los libros no se imprimen en el mismo papel de antes y que molaba más ese. Aunque tb es cierto que por entonces no se imprimían los libros como se hacían antes, y si no coge la copia más vieja que tengas del Quijote. Tengo no opbstante un par de colecciones de El País que si que están impresas en ese tipo de papel. Igualito que las ediciones de los best sellers que están hechos en papel higiénico (lo cual con según qué novelas viene a ser hasta un aceirto).

Y por cierto, déjame mostrarte mi más enérgica queja, no más retrasos en la bibliotéca pública mientras no te empadrones!!!!! Invasor!!!! :P

Un besazo bro!!!!!!

Rydwlf dijo...

Yeo man. Algo que no he comentado en la entrada, y que me ha gustado particularmente, es que el sentimiento de este libro es auténticamente medieval. La ambientación, descripciones, diálogos, todo podría ser (hasta cierto punto) genuinamente medieval. Creo que ése es uno de los puntos fuertes que me han seducido.

Lo compraré en inglés, supongo, algún día. Está más o menos disponible en ese idioma, y tengo curiosidad por el léxico de las mandrágoras, que se describe como "arcaico". Pero hay que poner límite al eBay, como bien sabes.

Por cierto, a estas alturas ya lo he leído por completo, y el final, si no genial, es mejor de lo que parece a primera vista, y puede decirse que no podría ser de otra forma.

Me pregunto cuál será el próximo. Es lo bueno de toda biblioteca: preguntarse cuál será el próximo descubrimiento.

Salud!

Goldman (bad to the bone) dijo...

Hummm, me relamo ante ese comentario de que se respira medievalismo en ese libro. ¿Por qué será que el medievo atrae tanto cuando sabemos que en realidad fue una época puta como pocas?

Y lo del ebay, pues si, seguro que lo encuentras en inglés, y mucho más barato de lo que te piensas... que a mi me ha cosatado 50 centimos el Seventh Son! el problema sonlos gastos de envío, que son más caros; pero aunque bien se que hay que poner coto al ebay, tb pienso que una cerveza menos es lo que en un momento dado puede separarnos de una compra en internet... claro que mi caso no es el tuyo, no hay que pagar nada más que móvil, internet, abono trasnporte y uno o dos depósitos al mes.

Ya nos contarás tu próxima lectura. De momento ya me has dado una idea para seguir aumentando mi blog, ir haciendo críticas de los libros que leo, Ic þancas do!!!!!

(echa un vistazo a esto: http://www.elite.net/~runner/jennifers/thankyou.htm)