miércoles, marzo 21, 2012

Dinamarca y la Presidencia del Consejo de la Unión Europea

Como decía en una entrada de hace pocos días, el 1 de Enero de este año Dinamarca inauguró la presidencia del Consejo de la Unión Europea (UE), cargo que ostentará hasta el 30 de Junio.

El origen del Consejo de la Unión Europea puede encontrarse en 1965, cuando nace la Comunidad Económica Europea con el Tratado de Bruselas. Es en 1993 toma su nombre actual con el Tratado de Maastricht y el nacimiento de la Unión Europea.

A pesar de ser ciudadanos europeos, muchas veces el impacto de las instituciones europeas sobre la vida cotidiana de los ciudadanos de la Unión nos pasa desapercibido. Esta entrada del blog tiene como objetivo dar algunas pinceladas sobre las responsabilidades del Consejo de la Unión Europeo, los mecanismos que tiene para llevarlas a cabo y en concreto, las estrategias que Dinamarca va a tomar durante su presidencia.

Helle Thorning-Schmidt, Primera Ministra de Dinamarca
y Líder del Partido Socialdemócrata de Dinamarca,
Presidenta del Consejo de la Unión Europea.


Para ello, ¿qué mejor forma de hacernos algunas preguntas sobre estos puntos? Allá vamos.

¿Es el Consejo de la Unión Europea lo mismo que el Consejo Europeo?


No. La diferencia más visible quizá esté en quién forma cada uno de estos entes: el Consejo Europeo lo forman principalmente Jefes de Estado y de Gobierno de los países que son parte de la Unión, mientras que el Consejo de la Unión Europea está formado por ministros de dichos países. Es por esto último que al Consejo de la Unión Europea también se le conoce por el nombre de Consejo de Ministros (además de como Consilium).

Por supuesto, otra diferencia está en las funciones de cada organimso. El Consejo de la Unión Europea tiene una función legislativa y presupuestaria, que ejerce junto al Parlamento Europeo. Dicho de otra forma: se encuentran entre sus responsabilidad aprobar leyes y presupuestos. También toma decisiones sobre Política Exterior y Seguridad. Por su parte, el Consejo Europeo es el que lleva el timón de la Unión Europea, siendo su tarea fijar las estrategias generales y prioridades de la misma.

¿Pero qué es lo que hace exactamente el Consejo de la Unión Europea?

Una de las tareas principales del Consejo de la Unión Europea es como decíamos la aprobación de leyes que proponga la Comisión Europea. El Consejo no hace esta tarea en solitario, sino en colaboración con el Parlamento Europeo. La mayor parte de las leyes que se proponen siguen el que se denomina procedimiento legislativo ordinario, que obliga a tener el voto positivo tanto del Consilium como del Parlamento para dar por válida una ley (en caso de que alguno de estos organismos la rechace, la Comisión podrá volver a proponer una modificación de esa ley, probablemente tras una rueda de negociaciones para resolver los puntos que llevaron a su rechazo).

De modo parecido a cómo se aprueban estas leyes, el Consejo de la Unión Europea también tiene la tarea de aprobar junto al Parlamento los presupuestos de la Unión, ya que éstos también se rigen por el procedimiento legislativo ordinario. Y aunque cada país de la Unión tiene potestad y responsabilidad sobre su política económica, el Consejo tiene un papel aunador coordinando las políticas económicas (como veremos luego, este es uno de los puntos en los que la actual presidencia danesa ha querido hacer énfasis), esforzándose por acordar objetivos comunes y haciendo posible que se compartan experiencias de gestión económica entre los distintos países.

El Consejo de la Unión Europea es también el "representante oficial" de la Unión en la firma de acuerdos sobre medio ambiente, comercio, desarrollo, ciencia, tecnología, transporte, etc. Igualmente importante es el papel del Consejo de la Unión Europea como coordinador de la Política Exterior y de Seguridad Común, que representa la materialización de la colaboración de los países de la Unión en una fuerza conjunta con el objeto de actuar especialmente en casos de prevención de conflictos y gestión de crisis mediante acciones varias como las acciones humanitarias, la designación de sanciones a países que vulneren los derechos humanos o la intervención militar de tropas conjuntas.

Por último, en el ámbito de la justicia, el Consejo tiene como objetivo el que las sentencias pronunciadas en un país de la Unión sean reconocidas en todos los demás, además de coordinar la vigilancia de las fronteras y la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada internacional.


Así que Dinamarca va a ostentar la presidencia del Consejo durante el primer semestre de este año. ¿Qué piensa hacer sobre estos puntos que nos has contado?

La presidencia danesa del Consejo de la UE ha manifestado desde su nombramiento el 1 de Enero del 2012 su intención de lograr objetivos. Y ha manifestado esto siendo consciente de que la Unión atraviesa un momento difícil en su historia.

Ante las situaciones difíciles, lo mejor es sentarse a pensar en medio de la tormenta y definir un plan de acción. Y los daneses, acostumbrados a lo largo de su historia a adentrarse en mares tormentosos y expediciones que exigían una buena planificación para tener éxito, han diseñado una estrategia para su presidencia basada en cuatro ejes que se apoyan entre sí y se basan en los cometidos del Consejo que resumía en el punto anterior.

Estos cuatro ejes son la responsabilidad, el dinamismo, el respeto por el medio ambiente y la seguridad.


¿Qué entiende la presidencia Danesa por "una Europa responsable"?

Como decíamos antes, Dinamarca es consciente de que ha llegado a la presidencia en un momento de verdadera dificultad para todos. Los gobiernos de los países se ven en serios problemas para mantener el estado del bienestar en un entorno de tumulto económico generalizado y los ciudadanos sufren en sus carnes las consecuencias de la crisis económica y de las medidas con las que sus políticos con mayor o menor acierto intentan mitigarla.

En este entorno nada fácil, la presidencia danesa apuesta por dar énfasis a las decisiones del Consejo Europeo del 9 de Diciembre de 2011 para fortalecer la disciplina fiscal y asegurar la estabilidad económica. Es decir, se pide responsabilidad a los países miembros. Se trata de hacer aquello que no es agradable, pero que es necesario. Y al pedir esta responsabilidad, Dinamarca muestra su propio sentido de responsabilidad, ya que no se trata de medidas populares. No hay que olvidar que la presidencia ha declarado que estos objetivos se refuerzan teniendo una meta en la mente: emplear el presupuesto de la UE como una herramienta para favorecer políticas que lleven al crecimiento económico y a la creación de empleo.

Dinamarca demuestra así no haber olvidado que detrás de las cifras de paro y déficit hay ciudadanos de la Unión, y por ello ha decidido invertir esfuerzos en medidas que lleven a la creación de puestos de trabajo y al crecimiento económico.


¿Y cómo piensa conseguir una Europa más dinámica?

Europa es ya algo más que el mero conjunto de los países que la conforman. Así, el Mercado Único, que celebra su 20 aniversario este 2012, es uno de los mayores logros de la Unión. Ligado al impulso de medidas que puedan paliar la crisis económica actual, el segundo objetivo de la presidencia danesa será el fortalecimiento del Mercado Único.

La presidencia danesa es muy consciente de que vivimos en el siglo XXI y que hay que aprovechar los adelantos tecnológicos para facilitar las tareas y mejorar el rendimiento de mercados. En este sentido, se trabajará en el desarrollo del llamado Mercado Único Digital y regulaciones y directivas que tengan impacto en el mismo (por ejemplo, la regulación sobre la unificación de tarifas de roaming en teléfonos móviles Roaming III, el desarrollo de la firma electrónica, o las directivas PSI sobre reutilización de información en servicios públicos).

Como muestra de lo que puede lograrse en este sentido, el pasado 28 de Febrero se reunieron en Copenhague más de 200 expertos para analizar cómo el uso de medios digitales puede crear oportunidades de negocio reales.

¿Qué entiende la presidencia Danesa por "una Europa verde"?

Dinamarca piensa que la protección del medio ambiente puede y debe ser compatible con el crecimiento económico. Todos tenemos en mente la experiencia de la isla danesa de Samsø, donde toda la energía necesaria proviene de fuentes ecológicas (de hecho, se tiene un excedente de energía).

En este sentido, la presidencia danesa quiere integrar los esfuerzos hacia una Europa ecológicamente sostenible aportando propuestas que tengan que ver con las políticas agrícolas, de cohesión y de transporte. Y sin olvidar la ya mencionada necesidad de crear empleo, recalca las posibilidades de crecimiento que pueden encontrarse en los sectores relacionados con la gestión energética, el clima y el medio ambiente.


¿Y por "una Europa segura"?

Dinamarca tiene una dilatada experiencia en asegurar la seguridad de los ciudadanos. No en vano según algunos informes, los daneses se consideran los ciudadanos de la Unión con una sensación de seguridad más elevada. Este es otro ejemplo de las ventajas del carácter rotatorio de la presidencia del Consejo de la UE: la Unión puede beneficiarse de la experiencia de cada uno de sus miembros en aquellos ámbitos en los que destacan.

Una Europa segura es un pilar fundamental para el lograr el estado de bienestar de sus ciudadanos y mantener una actividad económica en crecimiento. Con el objetivo de mantener la seguridad, Dinamarca ofrece su experiencia en el combate contra el crimen organizado internacional. Además, se luchará por continuar el trabajo sobre el Sistema de Asilo Común Europeo, fortalecer el Acuerdo de Schengen a través de cláusulas en la regulación de visados entre otros medios, y establecer medidas contra la inmigración ilegal

Dinamarca es de la opinión de que Europa debe tener una presencia fuerte y consolidada en una escena global en la que nuevas potencias están manifestando su influencia. Para ello, se tiene la intención de respaldar el papel del Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común y al Servicio Europeo de Acción Exterior. La necesidad de mantener una relación cordial con los vecinos de la Unión Europea es reconocida en el impulso que la presidencia quiere dar a la Política Europea de Vecindad.


Todo eso está muy bien, pero ¿va a darle tiempo realmente a hacer algo en apenas 6 meses?

No es que vaya a darle tiempo; es que ya le ha dado tiempo a llevar adelante un buen número de iniciativas. La prueba está en la página oficial de la presidencia danesa del Consejo de la UE donde hasta la fecha se han publicado más de 120 noticias y notas de prensa (una media de más de una diaria) sobre las acciones que está tomando la presidencia.


Es seguro que durante el tiempo que resta de presidencia, Dinamarca nos seguirá confirmando su gran labor en pos de una Europa más unida, más segura, más dinámica, más sostenible y más responsable. Esperando que este artículo haya ayudado a comprender un poco mejor cómo el Consejo de la Unión Europea puede influir sobre la vida de los ciudadanos comunes de los países que formamos parte de la Unión, cómo un país como Dinamarca puede contribuir a su mejora y cómo está tomando medidas concretas en esa dirección, sólo resta desear suerte a la presidencia danesa en esta andadura, o como se dice en danés, held og lykke!