sábado, abril 17, 2010

El Volcán Islandés

Eyjafjallajökull.

El monstruo de fuego y hielo que ha paralizado la vieja Europa. No es cosa mala. Europa necesita quedarse quieta un rato, mirando la hoguera y oyendo la lluvia en lugar de corretear ajetreadamente por terminales de aeropuerto, ridícula con la americana en un brazo y el móvil pegado a la cabeza.

No nos viene mal recordar que somos poco más que esa ceniza volcánica que detiene motores y agosta cosechas, no nos viene mal reflexionar acerca de qué nos diferencia de la sílice incandescente y hacer valer esa diferencia de forma responsable. Me refiero a la inteligencia. Retroceso, no. Avance y progreso, sí; tecnología, siempre: pero no esta suerte de locura tecnoeconómica de toro cegado atrapado en un laberinto.

Ey: isla, fjall: montaña, jökull: glaciar. "El volcán islandés", siendo rigurosos, debería ser "el volcán bajo el glaciar Eyjafjallajökull" o "el volcán del Eyjafjallajökull". ¿Es, por tanto, tan difícil?

Las televisiones y radios se niegan a pronunciar el nombre. Lo he oido: alguno ha dicho "no le vamos a decir el nombre porque es tan difícil que para qué". Muy bien. Pero resulta que yo creía que era obligación de los medios de comunicación el informar del suceso. Y eso incluye el nombre del lugar del suceso. Los medios de comunicación no han cumplido su obligación. Lo peor, es que lo hacen porque asumen que el oyente, el ciudadano, es al menos tan tonto e incapaz como ellos. "Si nosotros no somos capaces de pronunciarlo, ustedes menos". Y asumen que no hace falta. Para qué interesarse por algo tan ajeno a lo de todos los días. Siga usted con lo de siempre, la vida fuera del establo es demasiado complicada.


No me gusta que me llamen tonto. Soy capaz de pronunciar Ibrahimovic; Bayer Leverkusen; Fenerbahçe. Eso sí que lo oigo en la radio todos los días.

5 comentarios:

Morrigan dijo...

Qué bueno es tenerte de vuelta.

Y cuánta razón tienes en lo que dices.

Creo que la situación actual debería llevarnos a pensar en lo insignificantes que somos, a pesar de lo grandes que nos creemos.

Yo también me siento capaz de pronunciar "Eyjafjallajökull".

Goldman (bad to the bone) dijo...

Hola, cuánto tiempo sin leerte.

Lo cierto es que no estoy muy de acuerdo contigo tío. Leí hace tiempo un artículo de Javier Marías en el que venía a decir lo mismo que dices tú, que los medios de comunicación soin cada vez más estultes y que nos transmiten esa estulticia... y en muchos aspectos es cierto.

Pero no estoy de acuerdo en que sea tan raro que un periodista en españa sea incapaz de pronunciar Eyjafjallajökull, mientras sí lo hacen con Fenerbahçe o Ibrahimovic. La gran diferencia es que estos últimos son ejemplos de lenguas mucho más cercanas a la nuestra que el islandés, por lo tanto más asimilables y fáciles de decir. Segundo y relacionado con esto, léxica y semánticamente las sílabas de estos ejemplos que has puesto son infinitamente más simples... Ibrahimovic no tiene ninguna dificultad, son sílabas suficientemente marcadas para un hablnte de español, así como Fenerbahçe, cuya única dificultad será la correcta pronunciación de esta última sílaba; por lo demás son sílabas que tenemos en miles de palabras en español. Pero en español no tenemos sílabas como -jaf-, -ey- (con la pronunciación de esa y que supongo será como la del finés), y mucho menos -jö-. Así que no creo que sea censurable que en España no sepamos pronunciar sílabas de ese calibre. Antes bien, estoy seguro de que si en los medios de comunicación lo "españolizasen" y dijesen algo así como "eiyafllallallocul" muchos puristas se quejarían de que lo pronunciasen mal y no dijesen "el volcán islandés".

Por último he de decir que aunque nos pese, la familiaridad ayuda mucho al reconocimiento de las palabras, y Fenerbahçe o Ibrahimovic son palabras que estarán presentes en el vocabulario de los medios constantemente; el nombre del volcán islandés dejará de ser noticia en quince días e islandia quedará, una vez más, igual de olvidada que siempre puesto que no está en nuestra área de influencia en prácticamente ningún sentido.

Aa dijo...

¡Schwarzenegger!

Goldman (bad to the bone) dijo...

Bueno, Swarzenegger se pronuncia básicamente mal, aunque la mala pronunciación ha creado un hibrido más común y digerible por el hbalante de español; de ahí, como comenté en mi opinión, que el uso lo ha normalizado.

Sílvia dijo...

Mhhh, cuánto tiempo sin noticias!